El redención de Gabriel - Sylvain Reynard (Aldiko)

—Me sorprendes, señora Emerson. —¿Por qué? —preguntó ella, levantando la voz para hacerse oír por encima del ruido de los tacones. —Se supone que eres tímida. Se supone que eres la seducida, no la seductora.
La joven se volvió a mirarlo con los ojos brillantes.
—Quiero un orgasmo contra una pared florentina, Profesor. Un orgasmo de esos de infarto, que te dejan sin respiración. Acabas de decirme que disponemos de algo que nunca creí que pudiéramos tener: privacidad en un espacio público. ¡Que le den a la timidez!

Tumblr Mouse Cursors